banner-02

Inicio

Historia del Centro

Quinta de los MolinosRESEÑA HISTÓRICA del InSTEC.

El Instituto Superior de Ciencias y Tecnologías Aplicadas, InSTEC, se encuentra ubicado en la Quinta de los Molinos, antiguo lugar de recreo de los Capitanes Generales de la Isla y rodeado de un amplio Jardín Botánico, que actualmente pertenece a la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana.

A inicios del pasado siglo, en 1907, la Quinta de los Molinos, al igual que el Jardín Botánico en 1886, pasan a ser propiedad de la Universidad de La Habana. En 1912 se celebra en sus terrenos la Exposición Nacional de Agricultura, a raíz de lo cual, se producen algunas transformaciones en los edificios existentes que se adaptan transitoriamente para esta función.

En 1938 se inaugura la primera Universidad Agronómica y Química Azucarera de La Habana, al aprovechar su entorno natural. El desarrollo posterior de la facultad conlleva a la transformación de sus edificios, hasta la ejecución de un nuevo proyecto que ha perdurado hasta nuestros días .Es el actual edificio de estilo ecléctico, obra del arquitecto cubano Aquiles Capablanca, en 1957.

Los terrenos de la Escuela de Agronomía sirvieron para el entrenamiento y reuniones de jóvenes para enfrentar la tiranía de Batista, en la década del 50. En su claustro cursó estudios el destacado líder estudiantil Fructuoso Rodríguez, quién resultara mártir en los fatídicos sucesos de Humboldt 7. Esta facultad y sus jardines formaron parte de la preparación de los estudiantes para las acciones del 13 de marzo, en las que Fructuoso participó. En sus alrededores, el Directorio Revolucionario realizó entrenamientos para sus diferentes acciones. Después del triunfo de la Revolución en enero de 1959, con la Reforma Universitaria, los cambios en los planes de estudios y en las estructuras de las universidades cubanas, la Facultad de Agronomía se convierte en la Facultad de Ciencias Agropecuarias .Esta última, con vistas a su ampliación y desarrollo, se traslada a las afueras de la ciudad.

ANTECEDENTES

Los primeros especialistas de la rama nuclear comienzan a formarse, cuando se crea a finales de los años 60 del siglo pasado, el Instituto de Física Nuclear en la Academia de Ciencias de Cuba. En años siguientes, estudiaron una especialidad nuclear, algunos egresados de las carreras de ingeniería Mecánica, Eléctrica, Energética y de las licenciaturas de Física y Química de las universidades de La Habana, Oriente y el Instituto Superior Politécnico, José Antonio Echeverría. Paralelamente, en la antigua Unión Soviética y otros países socialistas también se formaron profesionales cubanos en especialidades nucleares.

INICIOS

La fundación de una escuela cubana que abarcara estas especialidades, se concretó el 9 de marzo de 1981, al crearse la Facultad de Ciencias y Tecnologías Nucleares, adscrita a la Universidad de La Habana. Con el objetivo de formar los futuros profesionales para integrar el Programa Nuclear Cubano, desde el inicio, sus estudiantes fueron seleccionados por su alto índice académico para cursar especialidades energéticas y técnicas nucleares, con la perspectiva de vincularse al desarrollo de los diferentes sectores de la economía y la vida social del país. Sus primeras carreras fueron, Ingeniería Energética Nuclear y Licenciatura en Física Nuclear. Se instala en el mismo edificio de la antigua Escuela de Agronomía.

El paso de categoría de Facultad a Instituto Superior de Ciencias y Tecnologías Nucleares, ISCTN, fue aprobado por el Comité Ejecutivo del Concejo de Ministros, mediante el acuerdo No. 2095, el 23 de julio de 1987.El Instituto se inicia con una pequeña plantilla de profesores y la participación de otras entidades nucleares nacionales que funcionan como unidades docentes, sistema muy efectivo para sus actividades prácticas. En ese momento existían cuatro carreras, Ingeniería Energética Nuclear, Licenciatura en Física Nuclear, Licenciatura en Radioquímica e Ingeniería Física Nuclear.

InSTEC.

En 1994 surge el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, CITMA, y el instituto, ISCTN, fue adscrito al mismo. Con la intención de cambiar el objeto social y ampliar el espectro del instituto, el Ministerio de Economía y Planificación, por medio de la resolución No.379 con fecha del 21 de julio de 2003, cambia su denominación por Instituto Superior de Ciencias y Tecnologías Aplicadas, InSTEC, con la incorporación de la carrera de Licenciatura en Meteorología y la Facultad de Medio Ambiente, FaMA. Ese mismo año se gradúan los primeros ingenieros en tecnologías nucleares y energéticas con ese perfil ampliado.

Al aprobarse el traspaso de la subordinación del CITMA al Ministerio de Educación Superior, MES, en virtud del acuerdo No. 7115, del Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros, el 27 de septiembre del 2011, el InSTEC deja de ser atendido por el CITMA y pasa a ser una organización subordinada al MES.

Actualmente, por el acuerdo del Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros, No.7943 con fecha 30 de junio de 2016, se produce un nuevo cambio de subordinación. El InSTEC, con igual nombre se adscribe a la Universidad de la Habana y su cambio de estructura comprende, una Dirección General, de la cual dependen la Facultad de Ciencias y Tecnologías Nucleares y la Facultad de Medio Ambiente. Ambas mantienen un Vicedecano Docente y un Vicedecano para la Investigación.Se estudian cuatro carreras universitarias, Ingeniería Energética Nuclear, Licenciatura en Física Nuclear, Licenciatura en Radioquímica y Licenciatura en Meteorología.

Con 35 años de experiencia, los profesionales cubanos cuentan con planes de estudios autóctonos que están a nivel de los estándares internacionales. La calidad de la formación de los profesionales del InSTEC reside en una buena eficiencia académica así como del alto aprovechamiento docente de sus estudiantes, indicadores que garantizan la excelencia de sus especialidades.

El Programa Nuclear Cubano orienta sus acciones hacia el incremento de las aplicaciones nucleares no energéticas en la medicina, la agricultura y otras esferas económicas y sociales del país. Sus profesionales constituyen los recursos humanos necesarios para integrar dicho programa y con sus investigaciones e innovaciones, ayudar creativamente a las transformaciones de la sociedad cubana.